Resultados: La izquierda agita el «No a la guerra» y se echa a la calle

La izquierda agita el «No a la guerra» y se echa a la calle



La izquierda agita el «No a la guerra» y se echa a la calle




La izquierda agita el «No a la guerra» y se echa a la calle

Tras las declaraciones de Pablo Iglesias, Ada Colau, Manuela Carmena y Pilar Manjón de hace una semana, el nuevo frente pacifista que pretende revivir el «No a la guerra» de Irak se apoya ahora en un manifiesto. Activistas, personajes del mundo de la cultura, alcaldes del cambio y asociaciones pro-derechos humanos han firmado la proclama «No en nuestro Nombre» en contra del terrorismo, la islamofobia, los recortes de libertades y los bombardeos.

Entre los firmantes figuran políticos como los «alcaldes del cambio» Ada Colau, José María González «Kichi», Pedro Santiesteve y Xulio Ferreiro, actores como Pilar Bardem, Juan Diego Botto y Alberto San Juan, activistas como Javier Couso y Shangay Lily y miembros de la Asociación de Víctimas del 11-M como la citada Manjón.

Los firmantes llaman a la ciudadanía a salir a las calles el sábado para pedir el fin del terrorismo pero también el de los bombardeos. La concentración está convocada a las 12:00 en la plaza del Museo Reina Sofía, aunque la iniciativa pretende replicarse en otros territorios.

Los firmantes llaman a la ciudadanía a ser protagonista y liderar la respuesta contra el terror tras los atentados en París porque «la democracia, los Derechos Humanos y la aspiración a una paz con justicia no son una moneda de cambio».

«En estos momentos la ciudadanía no sólo no puede esconderse, sino que debe ser protagonista y liderar la respuesta contra el terror», incide el texto, para expresar su «repulsa a los bombardeos contra la población civil siria», contra los «recortes democráticos como ineficaces garantías de seguridad» y contra «la política exterior belicista iniciada por el Bush-Blair-Aznar». «Los brutales atentados perpetrados en París [...]buscaban instaurar un clima y un régimen de terror entre la población, levantando muros de sospecha y odio entre vecinos, quebrando la vida en comunidad e instaurando la política del miedo en nuestro día a día», defienden en el escrito.

Al mismo tiempo, defienden que ese «odio fanático de unos» no puede servir de justificación «para nuevos odios». «Nos negamos a ser rehenes del odio, el terror y la intolerancia, eso sería claudicar ante el terrorismo», enfatizan los firmantes, quienes subrayan su oposición drástica «a cualquier respuesta al odio que implique más odio», informa Ep.


24-11-2015